miércoles, 31 de enero de 2007

La universidad pública necesita repensarse

Planteamiento sobre educación universitaria se debatiría con prioridad en el Congreso. (Foto: Martín Pauca)


La propuesta legislativa que ya está en el Congreso y que busca que aquellos estudiantes de una universidad pública que tengan los recursos económicos para pagar su educación lo hagan es, a priori, buena. Más aún conociendo las enormes limitaciones presupuestarias que tienen estas instituciones educativas del Estado para financiar una enseñanza adecuada, tanto en el aspecto académico como en infraestructura. Una iniciativa así, además, serviría para que estas casas de estudio generen recursos propios y atenúen en algo sus precarias situaciones.

Pero, ojo, si el proyecto de ley se aprueba en el Pleno y no se establecen los mecanismos y parámetros adecuados para determinar quién puede pagar y quién no, esto puede terminar pervirtiendo la positiva aspiración que tenía la propuesta inicial. Ya lo dice el dicho: el infierno está lleno de buenas intenciones. Y no olvidemos que estamos en el país de los posibles, de los criollazos y pendejos, y más temprano que tarde es probable que, si no se piensa bien cómo aplicamos la selección, se encuentren formas de sacarle la vuelta a la disposición y se termine, incluso, promoviendo nuevas formas de corrupción en las autoridades universitarias.

Por lo demás creo que es justo que quienes tienen los recursos económicos para financiar su educación en una universidad estatal lo hagan. Ahora, las cifras arrojan que en los últimos años la mitad de postulantes a las tres principales universidades estatales de Lima (San Marcos, La Agraria y la UNI) provienen de colegios privados. Pero es cierto también que ante la deplorable situación de la educación en las escuelas estatales – algunas son miniescuelas del hampa y el crimen – muchos padres hacen hasta lo indecible para poder mandar a sus hijos a un colegio privado (varios de estos no son caros y cuestan entre 80 y 200 soles mensuales) pensando en darles una vida mejor que, quizás, la que ellos tuvieron. Eso es admirable. Pero el sueño de la universidad particular ya les resulta inalcanzable.

Es seguro que en las universidades del Estado hay excepciones, gente que ha estudiado en colegios de primer nivel, donde pagaban hasta 500 dólares mensuales y eligieron estas instituciones porque tienen facultades de gran prestigio y nivel – como Medicina en San Marcos o Industrias Alimentarias en La Agraria – pero asumo que no deben ser lo más, porque es lógico que quien tiene dinero elija una universidad privada.

Por ello este tema debe abordarse con amplitud de criterio, escuchando a los que conocen la problemática y despojándose de follajes ideológicos que impidan ver las cosas en su real dimensión, y encontrar soluciones ingeniosas a la crisis en las universidades públicas y repensar los criterios bajo los que han venido funcionando, porque lo único concreto es que el Estado no está en la capacidad de dar una eficiente educación a los jóvenes que les permita competir en igualdad de condiciones con los que salen de instituciones privadas. Pero temo que esto va ser difícil, debido a la costumbre retrógrada que termina polarizando al país cuando se debaten temas tan importantes como este, y también por la desconfianza que hay en la gente respecto de las autoridades.

Ya veo a todos los sindicatos de izquierda gritando por las calles, sembrando desorden y caos y culpando a la derecha de querer privatizar la educación, y estos llamando a aquellos cavernarios y culpándolos de todos los males del país, sin darse cuenta que ambos han trabajado tanto por el estancamiento estructural en que vivimos, por la tendencia que tenemos al subdesarrollo, por esa persistente amenaza a la ruina total y la absoluta carencia de soluciones adecuadas.

3 comentarios:

José Miguel dijo...

Hola Alejandro, yo apoyo esta medida siempre y cuando se aplique bien pues como tu dices esto puede generar corrupción... en el fondo creo que la intencion es buena.

Arturo dijo...

Este proyecto es bueno pero creo que será dificil aplicarlo porque hay mucha gente interesada en crear caos y alboroto por este asunto y siempre habra el riesgo de que se termine cobrando a quien no se debe cobrar

Juan José dijo...

NO creo que todos los que hayan estudiado en un colegio particular tengan dinero para solventar una educación superior... yo estudié en un colegio privado, que era barato, pero si me cobrarán la universidad no podría... hay más gastos que en el cole, como comida, libros, pasajes, copias, hay que tener en cuenta eso...