jueves, 29 de marzo de 2007

Un escándalo más de corrupción en el Ministerio de Educación

Chang tiene mucho que explicar, porque las
investigaciones exhaustivas no bastan

Parece que el ministro José Antonio Chang anda demasiado ocupado en el sordo enfrentamiento en que se ha sumido con el Sutep, pues buena parte de los más de 88 millones de soles que se destinaron, en el marco del Shock de inversiones, para el mantenimiento y reparación de 1,123 colegios en mal estado de todo el país fueron malgastados, con su anuencia, por los funcionarios – apristas, claro – que trabajan en el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied) del Ministerio de Educación.

Resulta que La Ventana Indiscreta denunció que el ministerio dio la buena pro para refaccionar las escuelas públicas a empresas sin experiencia en construcción y que, incluso, se pagó precios inflados en muchos de los materiales usados para estas labores. El programa periodístico muestra imágenes y testimonios de los directores de algunos colegios que demuestran cómo las obras construcción y mantenimiento, en la mayoría de casos, simplemente se incumplieron o si se realizaron, las hicieron mal.

Se presentó el caso de Shugo Ingenieros, un ¿consorcio? integrado por ¡una casa de cambio y una empresa fantasma!, la cual ganó una licitación por ¡12 millones de soles! para reparar escuelas. También se mostró documentos donde se consignan los precios que se pagaron por los materiales de construcción: por la unidad de arrancadores se pagó hasta 5 soles cuando en cualquier ferretería estos aparatos cuestan a lo mucho 1 sol; por cada fluorescente se desembolsó 8 soles mientras que su precio en el mercado es de 6 soles.

¿Qué dice Chang de todo esto? Bueno, para empezar se lavó las manos y evadió la responsabilidad política que le corresponde, asegurando – ¡oh sorpresa! – una exhaustiva investigación contra el jefe del Pronied, Elías Ruiz Chávez. Y ¿quién es este señor? Bueno, sus ‘credenciales’ dicen que es aprista hasta el tuétano, chochera de Mauricio Mulder y ex regidor de la comuna de Jesús María. Todo esto, como ven, asegura una 'exhaustiva investigación'. Y no es la primera vez que sucede algo así en la gestión de Chang: tuvo que cancelar, antes que el escándalo le estalle en la cara, una licitación para la compra de útiles escolares para el programa de alfabetización ante los indicios de sobrevaloración en los precios.

¿Este es el compromiso que, pomposamente, dice haber asumido el gobierno aprista con la Educación? El 1 de marzo, cuando se inició el año escolar, debieron haberse culminado las obras en los colegios en mal estado pero, sin embargo, cientos de niños aún siguen recibiendo clases en precarias infraestructuras, poniendo en riesgo sus vidas, mientras que los apristas hacen usufructo indebido de las licitaciones públicas. ¿Así reclaman más puestos? ¿Qué pasó con la advertencia que le lanzó García a sus ministros, a raíz de los escándalos de corrupción en los ministerios del Interior y Salud, en el sentido de que si no cuidan cada centavo del Estado se tendrán que ir a sus casas?

O es que, acaso, Chang se siente con patente de corso porque le dio la mano a García apenas este regresó al país tras su autoexilio y le entregó la conducción del Instituto de Gobernabilidad de la universidad de la que era rector, hecho que, por lo demás, resulta un contrasentido de proporciones ¿A quién se le puede ocurrir darle a García la categoría de gurú de la gobernabilidad luego de la acabose de su primer gobierno? Solo a Chang y, tal parece, ese es un motivo más que suficiente para que se mantenga en el cargo, a pesar de todo.

PD: Pepitaspuntocom hizo una acotación importante sobre este asunto, que no se debe perder de vista, en el sentido de que esta denuncia tuvo poco rebote en los medios de comunicación.

5 comentarios:

Eduardo dijo...

HOla,

Ya esta demostrado de sobra que el shock de inversiones de García no es solo un rotundo fracaso sino fue la oportunidad perfecta para que los funcionarios apristas y sus sucios proveedores hicieran de las suyas y le metieran mano al dinero de todos nosotros. Una verguenza

Anónimo dijo...

El shock de qué?... de corrupción será (y aprista sobre todo) y los conchudos encima quieren trabajo en el Estado, con lo pirañas que son...

Monica dijo...

Hola Alejandro,
Es lamentable que esos funcionarios apristas no tengan nada de sensibilidad con los miles de niños pobres que tienen que estudiar en colegios inhabitables...

Anónimo dijo...

Nada les importa a esos ladrones de cuello y corbata, son tan sinverguenzas y burros que ponen en papales los precios inflados que pagan y contratan casas de cambio para trabajos de construcción.

Martin dijo...

¿Qué corona tiene el ministro? el otro dia fue al Congreso y dijo que se habia sancionado a funcionarios de menor rango por estos hechos... ¿y él, quien lo sanciona a él por pelotudo?