viernes, 11 de mayo de 2007

Relax del Perú

No, no se trata de la página donde chicas anónimas y bien dotadas ofrecen sus artes amatorias a los parroquianos capitalinos. Hablamos del nuevo gran paso del gobierno aprista: relajar los controles para el gasto público. El Ejecutivo aprobó un decreto de urgencia para flexibilizar la ejecución de las obras en todo el país para lo que resta del año, exonerándolas, en la práctica, del filtro del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), que no busca otra cosa que asegurar la calidad del gasto y atenuar la corrupción estatal. Impedirla es imposible.

Ahora los proyectos de inversión, para ser ejecutados, solo requieren de la presentación de un perfil y ya no de los estudios de factibilidad y prefactibilidad. En buen romance, significa que para realizar una obra ya no se necesita demostrar que esta tenga un impacto social real (beneficio) que justifique el gasto. La inversión comprometida para proyectos que se beneficiarían con esta medida, hasta donde se tiene información oficial, no es poca cosa: son más de US$ 700 millones. ¡Cómo se estarán frotando las manos los pillos!

Esta osada maniobra del régimen ni siquiera tuvo la sensatez de tener en cuenta los problemas que generó el fracaso del pomposo ‘shock de inversiones’ hace poquito nomás, lo que causó una suerte de ‘sicosis’ en los funcionarios de segundo nivel de los ministerios, que son siempre los que terminan pagando la factura de los “errores políticos” de sus jefes, los ministros.

Es cierto que muchas veces la burocracia genera lentitud y hace perder la paciencia a más de uno, sobre todo si las necesidades y las exigencias de diversos sectores en el país son muchas. Las regiones piden más recursos y hacen huelgas y paros si no se les atiende. La calle está caliente, es cierto, pero paradójicamente el principal problema no ha sido la burocracia sino la poca o nula capacidad para gestionar proyectos viables y la carencia de soluciones reales a los problemas, algo que el mismo gobierno ha reconocido. El costo político que podría tener este decreto para el gobierno puede resultar mayor que el beneficio que se busca.

Pero además esta decisión se tomó a espaldas del ministro de Economía, Luis Carranza, un férreo opositor a este tipo de medidas. El Consejo de Ministros aprovechó su ausencia en el país para aprobar este decreto. Carranza renunció por menos durante el gobierno de Toledo, cuando era viceministro de Hacienda. No se conoce la reacción que tuvo el ministro al enterarse de esta iniciativa, y los rumores de su alejamiento del gabinete ya empezaron a correr. Deshaciéndose de Carranza, García tendría carta blanca para poner a alguien más afín a su vocación populista, con el beneplácito de varios ministros que comparten su enfoque de contar con un personaje más “político” en el MEF.

Otro tema que está generando críticas es el de la próxima compra – a US$ 100 la unidad – de 250,000 laptops para ser entregadas a los escolares de primaria de menores recursos en el país. Este anuncio puede que encierre una buena y legítima intención, pero los que saben del tema – como León Trahtember y Eduardo Villanueva – advierten que está lejos de ser una solución a la crisis de la educación, tal como anuncia el ministro Chang. No solo se trataría de una improvisación más del gobierno (nadie en el sector pudo dar detalles al respecto) sino que sería un gasto inútil porque hasta ahora no se conoce cuál es el plan integral que tiene el gobierno para mejorar la educación en los próximos cuatro años, salvo confrontar al Sutep. ¿De qué pueden servir estas computadoras si los niños – que además de estar mal alimentados – siguen sin entender lo que leen y sin poder resolver una operación numérica simple, o si lo colegios se caen a pedazos? Solo queda recordar que la información (a la que se accede con estos aparatos) no tiene ningún sentido si no está acompañada de la formación.

Augusto Álvarez Rodrich: Empezó la jarana

3 comentarios:

Luis dijo...

Esto es muy serio, porque ahora se abre una ventana para que se empieze a gastar en obras tontas, monumentos al absurdo, elefantes blancos que le dicen. Y se van a tirar la plata del pueblo. ¡Estos apristas son!... Y Carranza, ¿renunciará?

Angela dijo...

Cierto: "La información no tiene sentido si no está acompañada de formación"

Anónimo dijo...

ta buena la pagina de relax del peru, no la conocia, buen dato, jajaja voy a juntar mi billete