miércoles, 25 de abril de 2007

Humala en (contra) campaña

Alucinado, desubicado y borroso ex candidato presidencial.

Qué duda cabe: este comandante ya perdió el juicio y no precisamente el que tiene por el tema de Madre Mía o el ‘Andahuaylazo’. Ha perdido la perspectiva, el sentido común y la sensatez a tal punto que muchos nos preguntamos – y asustamos – ¿cómo este señor estuvo cerca de ser presidente del Perú?. Tal vez sea lo único que le terminemos por agradecer a Alan García.

Resulta que el comanche anunció que una delegación de congresistas de su agrupación (el ¿Partido Nacionalista Peruano?) viajará en los próximos días a Washington para convencer a sus pares estadounidenses de no aprobar el TLC que se negoció con el Perú, y cuya ratificación aún esta en veremos en el Capitolio pero con buenas perspectivas de que el asunto se destrabe este fin de semana. ¿Y por qué fomenta semejante tontería? Le tinka que ese acuerdo no es bueno para el país, aunque no sepa explicar bien por qué, y también porque – dice – "es rechazado por un 47.7% del electorado". En su concepción nacionalista, esa ¿ideología? abstracta y esencialmente política que busca levantar fronteras de hierro y encerrarnos en cuatro paredes, el TLC nos terminará por hundir en el subdesarrollo. Creo que el nacionalismo, como el patriotismo, es un sentimiento generoso, de amor al terruño, a tu gente, a tu memoria y a tu pasado, y no una forma de distinguirse de los demás ni alislarse del mundo y partirlo en dos: nosotros y los otros. Al menos de mi parte lo entiendo y siento de esa manera.

Uno puede estar a favor o en contra de algo, pero el debate se hace en base a ideas y argumentos, y si se es incapaz de hacerse escuchar y entender, bueno, a prepararse mejor para la próxima, que de improvisados ya estamos cansados. El rollo anti-TLC de Humala es conocido, y no le sirvió para ganar adhesiones en la campaña (algo que sí supo hacer García, aunque con una posición no tan radical sino ambigua a la que se debe, en gran parte, que este pacto comercial ahora esté en el limbo). ¡El ridículo que hará si realmente lo hace!. El ser peruano es un privilegio que muchos no merecen. ¿A Humala no lo que querrán nacionalizar venezolano, boliviano o ecuatoriano? No creo, no son tontos, aunque ahora parezcan confundidos, y me resisto a creer eso de que 'cada país tiene el presidente que se merece'.

Esta actitud denota, además, la desesperación que tiene por recuperar terreno, alguito de ese inmenso capital político que en su momento tuvo – y que ya perdió por méritos propios – gracias al descontento y entendible resentimiento de millones de peruanos olvidados de las zonas más pobres del país, convirtiéndolo en el ‘cuco’ del stablishment, y cuyo espacio ha sido copado, al menos de momento, por otros líderes/caudillos del interior que ganaron los últimos comicios regionales, provinciales y distritales. Acuérdense que hace poquito ya demostró la 'angurria' de protagonismo que tiene cuando fomentó una inoportuna marcha en la frontera con Chile.

5 comentarios:

Anonymus dijo...

¿Humala? ¿Quién es Humala? ¿Es el de la foto? Desconozco mayormente.

Lucia dijo...

Hola, yo me quedo con tu definición de nacionalismo y en cuanto a Humala, este señor siempre me parecio impresentable, como su familia.

Lucia dijo...

Me quedo con tu definición de nacionalismo, y en cuanto a Humala, no me sosprende porque siempre pense que era un impresentable, igual que toda su familia de locos.

Anónimo dijo...

No necesito esperar más: ¡Gracias, Alan García por evitar que ese lunático sea presidente! (pero, por favor, no la sigas cagando...

El capitán Carlos dijo...

Todos lo critican porque nadie tiene los cojones de decir las cosas de frente, como son, y al comandante no le tiembla la voz para enfrentarse a sus críticos. Acaso no se dan cuenta que los que apoyan el TLC son parte de ese escaso 2% que se va a baneficiar de eso ¿y el resto?